50 céntimos de peseta

 

 

Hasta ahora hemos hablado de las distintas unidades que han venido funcionando, pero muy poco e las piezas fraccionarias. Hoy dedicaremos este artículo a los 50 céntimos de peseta, los que vulgarmente se conocían como 2 reales (ya hemos dicho por activa y pasiva que la peseta eran 4 reales y el duro 20).

A continuación os expongo los primeros y últimos 50 céntimos emitidos de esa preciosa y conocida serie de plata, de la que en cualquier casa puede haber alguna:

Gobierno Provisional, 50 céntimos de 1869

Peso: 2´45 gr, diámetro: 18 mm

Ley: 835 milésimas

 

Alfonso XIII, 50 céntimos de 1926

Peso: 2´5 gr, diámetro: 17 mm

 

Los primeros fueron de 1869 al igual que las pesetas; de los llamados del “tío sentado”; de esa serie se acuñaron en todos los valores (0,50, 1, 2 y 5 pesetas), mientras que los segundos, de 1926, digamos que son huérfanos pues sólo se acuñaron de ese valor.

Aparte de eso hay otras dos características en esas monedas: las primeras son muy escasas y suelen encontrarse gastadas debido a ser de emisiones cortas y al largo tiempo de funcionamiento, mientras que las segundas se ven con facilidad y además en muy buen estado por los motivos contrarios.

Entre medias tememos numerosos ejemplares tanto de Alfonso XII como de Alfonso XIII.

 

República Española, 50 céntimos de 1937

Acuñada en Castellón

 

A continuación de Alfonso XIII tenemos la Segunda República que emite 50 céntimos ahora en metal tipo cobre. Ésta que hoy vemos tiene aún brillo original. De esta pieza se encuentran con puntos circulares en la orla del reverso o con puntos cuadrados; ésta corresponde a los segundos.

 

Consejo de Santander, Palencia y Burgos, 50 céntimos de 1937

Acuñada en Bilbao

 

Durante la Guerra Civil la falta de monedas fraccionarias obligó a la acuñación extraordinaria en las dos zonas en conflicto, las denominadas zona nacional y roja. En este caso tenemos una pieza emitida por el Consejo de Santander, Palencia y Burgos. El Gobierno de la República asumió unas funciones y el Consejo asumió entre otras la acuñación de moneda.

Merece la pena leer lo escrito en su reverso.

 

Franco, 50 céntimos de 1949

 

Y terminada la Guerra Civil Franco en 1949 acuña 50 céntimos en níquel que será el inicio de una serie abundantísima. Cometieron el error en los primeros acuñados poniendo las flechas dirigidas hacia abajo. Por Dios, error imperdonable que se subsanó rápidamente dirigiéndolas hacia arriba. Cuando un aficionado se inicia en la colección de monedas, ésta constituye una de sus primeras búsquedas.

La afición marinera del General queda reflejada en el anverso.

 

A partir de este momento comienza a devaluarse esta moneda al igual que las demás, disminuyendo el valor de metal que pasa a ser de aluminio y al final con Juan Carlos los 50 céntimos de peseta terminan desapareciendo de la circulación.

 

 

 

 

Un comentario en «50 céntimos de peseta»

  1. Esta pequeña, pero muy interesante historia de los 50 céntimos (dos reales o media peseta), me ha encantado una vez más. Preciosas monedas, algunas de ellas tuve la suerte de conocer siendo niño.
    Felicidades, amigo Juan Manuel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *