El medio duro (y 3)

 

 

Fernando VII, 10 reales. Santander, 1821

Peso: 13´1 gr

 

Con Fernando VII se produce una novedad.

Los 8 reales citados hasta ahora eran “reales de plata” que se transforman en 20 reales, ahora “reales de vellón”. Era lo mismo, simplemente que se había cambiado la unidad. Estábamos entrando en el Sistema Métrico Decimal. Es decir que los 20 reales nuevos eran ahora el duro. No debemos olvidar este dato pues nos acompañará hasta la entrada del euro: Un duro son 20 reales.

Y medio duro eran 10 reales. Con Fernando VII vemos por primera vez ese cambio, en este caso en una moneda acuñada en Santander.

En concreto estas piezas fueron una reacuñación a partir de medios luises franceses.

 

Isabel II, 10 reales. Madrid 1853

Peso: 12´7 gr

 

Con Isabel II se generaliza el cambio descrito. La industrialización se está adueñando de España, y las monedas son un ejemplo de ello. Ahora son perfectas.

 

Isabel II, un escudo. Madrid 1866

Peso: 12´75 gr

 

Un poquito más adelante se produce otro paso en la evolución monetaria. Se elimina el sistema de tres metales cada uno con su nombre (escudos, reales y maravedíes, para oro, plata y cobre respectivamente) y se adopta una sola unidad, el escudo, con sus correspondientes múltiplos y divisores. Siguen los tres metales pero con un solo nombre, escudos.

¿Qué corresponde ahora al duro? Los dos escudos.

Y medio duro será en consecuencia un escudo. Pero la novedad está en que ahora el medio duro, un escudo, es la unidad del sistema.

 

Con la Primera República y con Alfonso XII y XIII los múltiplos monetarios son 5 y 2 pesetas. Los duros (5 pesetas) son abundantísimos, pero el medio duro que debería ser de 2´50 pesetas no existe.

Pero hay una excepción:

 

Alfonso XII, 50 centavos de peso de 1885, Manila

Peso: 12,8 gr; diámetro: 29 mm.

 

 

En Filipinas circulan los pesos, siendo un  peso exactamente igual a las 5 pesetas o duro. Y sí hay 50 centavos de peso o medio duro.

 

Franco, 2´50 pesetas de 1953

 

Y ya con Franco se acuñan monedas de 2´50 pesetas con el mismo metal y tipo que la peseta rubia, y que en el lenguaje ordinario se les llamaban 10 reales (claro, el duro son 20 reales). Son los últimos medios duros que han existido y que muchos de nosotros hemos usado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *