La Puerta de las Palmas

 

 

 

Estamos en la Mezquita-Catedral de Córdoba

Su construcción se debe a Abderramán I y a Abderramán III, con reformas del siglo XVI.

Está formada por dos arcos. El interior es emiral, de Abderramán I, formado por columnas completas (basa, fuste, capitel y cimacio) de materiales de acarreo visigodos. Más tarde para solucionar los problemas de estabilidad, Abderramán III construye toda una nueva fachada que se adhiere por el exterior a la primera; es por tanto más tardía, califal.

Es la entrada a la nave axial de la Mezquita hasta que Almanzor construye su ampliación. Las columnas que forman esa nave axial, a continuación de esa puerta son de mármol de Cabra según unas opiniones, y por otra son iguales a columnas existentes en Inglaterra y que a su vez provenían de Marruecos.

En principio no fue una puerta pues todas las arcadas estaban abiertas. Se convierte en una verdadera puerta cuando se tapan el resto con la construcción de las capillas de esta fachada Norte.

 

 

Es importantísima la lápida original a la derecha del arco:

En el nombre de Alláh, el Clemente, el Misericordioso. Mandó el siervo de Allah Abd al-Rahman, príncipe de los Creyentes, al-Nasir li.din Allah, – Allah alargue su existencia – edificar esta fachada y perfeccionar su solidez, como exaltación para los ritos de Allah y preservación del carácter sacro de Sus Moradas, las cuales “Allah ha permitido elevar para que se mencione en ella su nombre”; por lo que espera recibir, a causa de aquello, magna remuneración y copiosa recompensa, juntamente con la supervivencia de excelsa huella y buen recuerdo, Y se terminó aquello, con la ayuda de Allah, e la luna de du-l-hilla del año seis y cuarenta y trescientos (23-24 de Marzo de 958 J.C.), bajo la dirección de su liberto, wazir y sahib de su madina, Abd Allah ibn Bard. Obra de Sa’id ibn Ayyub” (traducción de M. Ocaña Jiménez).

 

Es el único texto original conservado sobre las intervenciones de Abderramán III en la Mezquita.

Nos dice quién: Abd al-Rahman, príncipe de los Creyentes, al-Nasir li-din Allah. El califa Abderramán III para entendernos.

Nos dice qué: edificar esta fachada y perfeccionar su solidez

Nos dice cuándo: año 346 de la Hégira

 

En la portada, a sus lados, dos columnas miliarias romanas halladas al hacer los cimientos del crucero catedralicio en el s. XVI.

 

Abderramán III, dírham del 346 H, ceca de Medina Azahara

Peso: 2´8 gramos; diámetro: 23 mm.

 

Anverso, orla:

Bismi Allah duriba hada al-dirham bi-Madinat al-Zahara sanata sitta wa arbacin wa talata miat.

En el nombre de Allah se acuñó este dirham en Medina Azahara el año 346

 

Reverso, centro:

Alimamo An-nasir lidini-

llah Abde-r-Rhaman

Amiro almuminina

El Imán Defensor de la religión de Allah Abde-r-Rhaman, Príncipe de los Creyentes.

La escritura de este dirham está perfecta.

 

Este año el rey Sancho I de León viaja a Córdoba a rendir homenaje a al-Nasir. La recepción se realizó en Medina Azahara, y en ella se le pidió la entrega de 10 plazas fuertes.

 

En 1553 Hernán Ruiz “el Viejo” realiza el pabellón que corona la portada con un relieve de la Anunciación de María. Las dos imágenes, Ángel y María, están tratadas de forma individual

 

Como anécdota, a esta puerta se la denomina Puerta de las Palomas en la “Córdoba de los Omeyas” de Antonio Muñoz Molina. Posiblemente se trate de un error tipográfico. Este asunto no ha tenido ninguna trascendencia como sí lo tuvo el de la Puerta de San Esteban – San Sebastián.

 

Un comentario en «La Puerta de las Palmas»

  1. Como suele ser habitual, se trata de un interesante artículo sobre las Puerta de as Palmas, que nos viene muy bien a aquellos que -como yo- necesitan «culturizarse» en estas materias.
    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *