Rey de Aragón

Autor:Juan Manuel 3 meses (antigüedad)1 Comment

 

Rey de Aragón
Carlos V, carlino de Nápoles
Peso: 3 gramos
Anverso:  CAROLVS IIIII RO (MANORVM) IM (PERATOR)
                 “Carlos V Emperador de los Romanos”
Reverso:  
                 ET REX ARAGO VTRIVS (QUE) SI (CILIAE)
                 “Y Rey de Aragón y Dos Sicilias”
El carlino fue en principio moneda de oro que se acuñó por primera vez en Nápoles por Carlos I de Anjou, de donde le viene el nombre. En el siglo XVI, al que corresponde ésta, el carlino era la unidad de plata:
                 Carlino
Tarí (2 carlinos)
                 Patache (5 carlinos)
                 Ducado (10 carlinos)
En el anverso, busto barbado del emperador con corona imperial, y ramas de laurel, vellón del Toisón de Oro y rosa en el reverso.
Estamos ante una verdadera moneda del imperio, en la que Carlos no es “Primero” sino “Quinto”.
Carlos V fue investido Emperador del Sacro Imperio Románico Germánico el 10 de julio de 1519.
Comentarios sobre la barba y el bigote:
Es bien conocido el disgusto en España con la venida del príncipe Carlos, el nieto de los Reyes Católicos, y que terminó con la Guerra de las Comunidades y la decapitación de Padilla, Bravo y Maldonado.
En las Cortes de Valladolid de 1518 se le exigió juramento en varios sentidos: que gobernase sola su madre Doña Juana si recobrase la razón, que revocase los nombramientos concedidos a extranjeros, que el rey hablase castellano… entre otras cosas. Que el rey hablase castellano. De siempre se ha dicho que como era flamenco pues no hablaba nuestro idioma, pero yo os voy a dar otra explicación. Si observáis el retrato veréis que la mandíbula inferior es más prominente que la superior, y se supone que el artista grabador aligeraría el defecto. Esta constitución anatómica es lo que los dentistas llaman “mordida cruzada”. Esta original constitución provoca entre otras cosas dificultades del habla. ¿Y no sería esta la razón, además de ser extranjero, por la que en las cortes se le exige que hable castellano? Estas características anatómicas son genéticas y formarán parte de la herencia. Casi toda la Casa Real española va a tener esa mandíbula prominente. ¿Qué queréis que os diga? Todos sabemos las dificultades articulatorias, aunque ligeras, de nuestro rey Juan Carlos.
Algún autor ha atribuido la espesa barba y bigote para disimular esa mandíbula.
Y ahora que llevamos unos meses con Cataluña todos los días en la prensa, por no decir varios años, y los independentistas bombardeándonos con la propaganda no viene mal hacer la observación de que en esta moneda está escrito “Rey de Aragón”.
No quiero ni pensar lo que tendríamos que soportar si hubiese puesto “Rey de Cataluña”, pero no, no es eso lo que está escrito. Y no olvidemos que estamos ante un documento original. La realidad por lo que se ve es muy tozuda.
Para terminar los independentistas atribuyen parte de sus males a los Borbones. Pues ahí tienen a un Austria, y no precisamente de los últimos.

 

Categoría:
  Sin categorizar
este artículo was shared 0 times
 000

One Comment

Haga un comentario sobre el artículo:

Su email no será publicado.