Un pequeño dirhem lindísimo

 

 

En varias ocasiones hemos presentado diversos quirates, y hoy nos vamos a centrar en uno de Alí ben Yusuf, personaje al que ya hemos dedicado un artículo en este blog.

El quirate, recordamos, es la moneda de plata almorávide y que equivale a ½ dírhem, siendo el dinar la de oro. Era un sistema bimetálico, no había moneda de cobre.

Los quirates de Alí ben Yusuf son abundantísimos y tienen como características que los hay de tres tipos. Uno en los que aparece sólo el nombre del emir; otro en los que se acompaña el nombre con los títulos correspondientes, y un tercero en el que encontramos también el nombre del príncipe heredero.

Otra característica de los quirates en general, y no sólo con los de Alí, es que no tienen fecha ni ceca. Con respecto a la fecha, que como decimos no aparece, se ha establecido que los primeros, los que sólo tienen el nombre del emir, se corresponden con los primeros años del reinado; mientras que los terceros, los que se acompañan del príncipe heredero, serían los más tardíos.

El quirate que hoy presentamos tiene fecha y ceca, siendo por tanto un ejemplar no habitual pues se ven algunos con ceca pero muy raros con fecha. La unión de ambos elementos lo convierten en un ejemplar excepcionalmente atípico.

 

Alí ben Yusuf, quirate del 505 de la Hégira, ceca de Córdoba

Peso: 0,77 gr , diámetro: 13,8 mm

 

Anverso:                             No Dios sino / Allah Muhammad / enviado de Dios

Reverso centro:                Alí / el Amir / Córdoba

Reverso orla:                     En el nombre de Dios, clemente y misericordioso, se acuñó en el año 505

 

Esa fórmula de constar “clemente y misericordioso” se aplica también en dinares almorávides pero no es usual en la monedas hispano-árabes.

Antonio Delgado, en “Estudios de numismática hispano-musulmana” califica esta moneda como “un pequeño dírhem lindísimo”. Presenta escritura cúfica y se les encuentran también de la misma ceca en los años 506 y 507.

Este mismo autor nos da información sobre el cuarto renglón del anverso y reverso. En ambos casos no hay una frase o palabra que nos informe sobre algo; en el anverso se trata de un Ye y un Kaf ligados, y en el reverso una K. No se tiene información de su significado.

 

Por último hacer unas consideraciones sobre el tamaño de este quirate. Los quirates tienen unas dimensiones muy pequeñas que oscilan entre 10 y 14 mm, siendo los de los primeros años los de mayor tamaño, tal y como le sucede a éste. Posiblemente sea ése el motivo por el que son éstos los que tienen orlas con leyendas pues físicamente necesitan más espacio para poder incluirlas. Y es precisamente lo que le ocurre al quirate que hoy se presenta. Conforme avanza el tiempo se van reduciendo en tamaño manteniendo, eso sí, el mismo peso; consecuentemente aumentan de grosor. Y las leyendas marginales desaparecen.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *